Hola,

hoy quiero dedicar este post al cuidado y limpieza de las piezas de bisutería, ya que a todas nos gusta lucirlas tan bonitas como el primer día, verdad?

Bueno, ahí van algunos consejitos:

– Hay que evitar el contacto con el agua, y con los productos químicos. Por eso, importante: no dejéis vuestras preciosas piezas en el baño!!! Si podéis (y os acordáis), no dejarlas tampoco mientras os bañáis ya que el vapor del agua también puede estropearlas. Yo por ejemplo,también me quito los anillos cuando me lavo las manos (reconozco que soy un poco maniática). Y por supuesto, ni hablar de llevarlas a la playa o a la piscina!

– Si os vais a poner colonias, perfumes, cremas, lacas para el pelo…mejor hacerlo antes y esperar un ratito hasta que os pongáis los accesorios.

– Cuando las guardéis, mejor dejarlas siempre en las bolsitas y mejor separadas!!! Cuando se ponen en contacto diferentes materiales, una puede estropear la otra.

¿Cómo limpiarlas?

– Las piezas de latón y bronce, que pueden escurecerse, se pueden sumergir un par de minutos en zumo de limón, enjuagarlas y entonces secarlos con un paño de algodón.

He encontrado también un par más de consejos para limpiar estos metales:

El latón quedarán  reluciente si se utiliza el siguiente truco casero; se debe calientar una taza de vinagre y 1/2 tacita de sal en un cazo durante unos minutos hasta que la sal se haya disuelto por completo. Luego se retira el cazo del fuego, se impregna un trapo de algodón en esta mezcla y se frota el objeto de cobre o latón. Se deja secar unos minutos y se le saca brillo.

Para que el bronce esté siempre reluciente, se debe limpiar periódicamente mediante el siguiente truco casero: Se llena un pequeño barreño con agua caliente y se añade 1/2 vaso de vinagre y 1/2 vaso de amoniaco. Luego se impregna un cepillo de cerdas finas en esta solución y se frota el bronce. Se aclara con agua y se le saca brillo con un trapo de piel de camello.

– Si se han oxidado, esperemos que no!!, entonces se pueden limpiar con un paño humedecido un poco de bicarbonato. A continuación, aclarar y secar con un paño de algodón.

– Para las piezas con baño dorado o plateado, basta con limpiarlas con un paño de algodón regularmente. En las ferreterías venden también unas toallitas específicas para limpiar los baños dorados o plateadados, no son muy caras y os durarán mucho tiempo.

También he comprado en alguna ocasión productos específicos para la limpieza de metales en ferreterías: yo os aconsejaría que fuerais con la pieza que queréis limpiar a vuestro establecimiento de confianza, para evitar algún problema…

Y ya, como punto final, os dejo este vídeo (para las que no os apetezca leer tanto, jajaja)

Vídeo cuidado y limpieza bisutería

¡Espero que os sirva de utilidad! Si conocéis algún truquito más o mejor, no dudéis en compartirlo.

En Mon Carrousel nos precupa mucho la calidad de las piezas que utilizamos para realizar nuestros diseños, así que trabajamos con productos libres de níquel y plomo.

 

3_dijes_piedras

Deja un Comentario